Valores Santander: ¡sólo restan 10 DÍAS del plazo legal para reclamar!

Valores Santander

Desde Vicente Díaz Lagares y Asociados queremos advertiros sobre el plazo de caducidad para reclamar la anulación de los Valores Santander y recuperar el dinero invertido, ya que sólo quedan 10 DÍAS para la finalización del mismo, en fecha 4 de octubre de 2016.

Como la mayoría de los afectados por los Valores Santander saben, en fecha 4 de octubre de 2007, dicha entidad bancaria emitió y colocó 7.000 millones de euros en este producto entre 129.000 inversores.

El único objetivo del Banco Santander con esta operación era financiar su O.P.A. sobre Abn Amro, y ello, a costa del dinero de sus clientes. En consecuencia, creo y ofreció los Valores Santander, transmitiendo falazmente a sus clientes unas excelentes condiciones de rentabilidad.

Pues bien, los Valores Santander fueron canjeados voluntariamente por acciones los días 4 de octubre de cada año, desde 2008 a 2011, y de forma obligatoria en fecha 4 de octubre de 2012.

El Banco Santander había fijado inicialmente el precio de canje a efectos de conversión en 16,04 euros por acción, pero dada la cotización del valor lo redujo posteriormente a 12,96 euros. No obstante, se trataba de un valor muy alejado de los 5,87 euros por acción al que finalmente cerraba la cotización del Banco Santander en fecha 4 de octubre de 2012, lo que se tradujo en una pérdida latente para los afectados.

Dicho lo anterior, conviene advertir que la reciente Sentencia del Tribunal Supremo núm. 2894/2016, de fecha 17 de junio de 2016, relativa a los bonos convertibles del Banco Popular, sería aplicable a los Valores Santander por asimilación, ya que se trata de activos de inversión que se convierten en acciones automáticamente en una fecha determinada.

Así pues, el poseedor de estos bonos o valores no tiene la opción, sino la seguridad, de que recibirá acciones en la fecha de intercambio. A su vencimiento, el inversor recibe un número prefijado de acciones, a un precio determinado, por lo que no tiene la protección contra bajadas del precio de la acción que ofrecen los convertibles tradicionales.

Los bonos o valores necesariamente convertibles ofrecen al inversor sólo una parte de la futura subida potencial de la acción a cambio de un cupón prefijado, y exponen al inversor a parte o a toda la bajada de la acción. Por ello, estos instrumentos están más cercanos al capital que a la deuda del emisor, teniendo carácter subordinado y catalogándose como un instrumento financiero complejo.

Las Sentencias del Tribunal Supremo núm. 840/2013, de 20 de enero de 2014, y 769/2014, de 12 de enero de 2015, así como las núm. 489/2015, de 16 de septiembre, y 102/2016, de 25 de febrero, recogen y resumen la jurisprudencia dictada en torno al error vicio en la contratación de productos financieros y de inversión, afirmándose que hay error vicio cuando la voluntad del contratante se forma a partir de una creencia inexacta, cuando la representación mental que sirve de presupuesto para la realización del contrato es equivocada o errónea. Es necesario que la representación equivocada merezca esa consideración, lo que exige que la equivocación se muestre, para quien afirma haber errado, como suficientemente segura y no como una mera posibilidad dependiente de la concurrencia de inciertas circunstancias.

Pues bien, en el ámbito del mercado de valores y los productos y servicios de inversión, como es el caso de los Valores Santander, el incumplimiento por la empresa de inversión (Banco Santander) del deber de información al cliente no profesional (los afectados), si bien no impide que en algún caso conozca la naturaleza y los riesgos del producto, y por lo tanto no haya padecido error al contratar, lleva a presumir en el cliente la falta del conocimiento suficiente sobre el producto contratado y sus riesgos asociados que vicia el consentimiento. Por eso la ausencia de la información adecuada no determina por sí la existencia del error vicio, pero sí permite presumirlo.

Igualmente, las Sentencias del Tribunal Supremo núm. 460/2014, de 10 de septiembre, y 769/2014, de 12 de enero de 2015, declararon que, en este tipo de contratos, la empresa que presta servicios de inversión tiene el deber de informar, y de hacerlo con suficiente antelación, conforme al art. 11 de la Directiva 1993/22/CEE, de 10 de mayo, sobre servicios de inversión en el ámbito de los valores negociables, el art. 79 bis LMV y el Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero.

Ahora bien, el anterior requisito no se cumple cuando tal información se ha omitido en la oferta o asesoramiento al cliente en relación a tal servicio o producto, y en este caso, o sea, en los Valores Santander, hubo asesoramiento, en tanto que el cliente adquirió los valores u obligaciones convertibles porque les fueron ofrecidos por empleados del Banco Santander, pero en ningún caso, ese asesoramiento llevó aparejado el suministro de la información previa correspondiente.

En consecuencia, el incumplimiento por Banco Santander del estándar de información sobre las características de la inversión que ofrecía a su cliente, y en concreto sobre las circunstancias determinantes del riesgo, comporta que el error de los afectados al contratar sea excusable de manera que, quien haya sufrido el error, merece la protección del ordenamiento jurídico puesto que confió en la información que le suministraba quien estaba legalmente obligado a un grado muy elevado de exactitud, veracidad y defensa de los intereses de su clientela en el suministro de información sobre los productos de inversión cuya contratación ofertaba y asesoraba.

Por todo lo expuesto, cabe concluir que, si usted es uno de los afectados por la contratación de los Valores Santander, puede accionar judicialmente, si todavía no lo ha hecho, para reclamar su anulación por vicio del consentimiento y recuperar el dinero invertido, al mediar error; siendo el plazo legalmente establecido para ello de 4 años, a contar desde la fecha del canje obligatorio de los valores convertibles por acciones, esto es, el día 4 de octubre de 2012, finalizando, por tanto, dicho plazo en fecha 4 de octubre de 2016. 

No dé por perdido su dinero, hay una solución eficaz a su problema y sólo restan 10 DÍAS para materializarla. Para ello, no dude en contactar con Vicente Díaz Lagares y Asociados haciendo clic aquí.

Tags

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

top